Los aspectos principales del acuerdo del ‘Brexit’: los europeos expatriados mantendrán sus derechos en el Reino Unido

    La Comisión Europea ha dado a conocer el borrador del acuerdo sobre el ‘Brexit’, de 585 páginas, que regula aspectos que van la duración del periodo de transición, la situación de la frontera con Irlanda o el escenario en el que quedarán los expatriados que residen en el Reino Unido, los cuales mantendrán sus derechos.

    En este sentido, el documento, que es todavía un borrador y que puede estar sujeto a cambios, establece que aquellas personas que tengan implantada en el Reino Unido su residencia habitual antes de que finalice el periodo de transición, seguirán gozando de los mismos derechos. Asimismo, no será necesario el visado para turistas y estancias de negocios cortas.

    Así lo ha corroborado el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, en una rueda de prensa posterior al acuerdo: “Los europeos que viven en el Reino Unido seguirán viviendo su vida como antes”, ha señalado.

    El borrador subraya, además, que el Reino Unido e Irlanda podrán seguir permitiendo el movimiento libre de personas en sus territorios así como deberán respetar “plenamente” los derechos de las personas tal como se establece en el Derecho de la Unión.

    Unión aduanera y frontera con Irlanda

    Uno de los puntos que mayor controversia ha suscitado ha sido el de la frontera con Irlanda del Norte. El documento señala que el Reino Unido se compromete a evitar una frontera “dura” entre Irlanda del Norte e Irlanda, incluyendo cualquier infraestructura física o controles en sus fronteras. El mismo Barnier ha confirmado esta medida en rueda de prensa.

    Además, ambos territorios establecerían un único territorio aduanero, temporal, hasta que se establezca el acuerdo comercial definitivo, de forma que se asegure el tránsito de bienes entre Irlanda e Irlanda del Norte. En este sentido, se señala que tanto Reino Unido como la UE quieren establecer "acuerdos de aduana ambiciosos" en la futura relación.

    Al mismo tiempo, el borrador especifica claramente que no se establecerán barreras para el paso de bienes desde Irlanda del Norte a Reino Unido, un extremo que constituía uno de los temores de los unionistas y de los partidarios del Brexit duro: que el país quedara troceado de facto.

    Tras conocer el preacuerdo, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, se ha mostrado satisfecho con el resultado y ha celebrado que Reino Unido permita el acceso por tierra de los productos irlandeses al mercado de la Unión.

    Mercado financiero

    En lo que respecta a los mercados financieros, el Reino Unido y la Unión Europea han acordado respetar el actual sistema de acceso conocido como principio de equivalencia.

    Esto le daría al Reino Unido un nivel de acceso similar a la UE como a entidades estadounidenses y japonesas, aunque, sin embargo, lo vinculará a muchas normas financieras de la UE durante años.

    Asimismo ambas partes han acordado "compromisos para preservar la estabilidad financiera, la integridad del mercado, la protección de los inversores y la competencia justa, respetando la autonomía regulatoria y de toma de decisiones de las partes”.

    Periodo transitorio

    En cuanto al periodo de transición, que comenzará el próximo 30 de marzo de 2019, ambas partes han acordado que Reino Unido podrá solicitar una ampliación en cualquier momento antes del 1 de julio de 2020.

    Sin embargo, Barnier ha dicho que esa ampliación será por un tiempo limitado.

    De hecho tanto la UE como el Reino Unido “harán todo lo posible” para concluir antes del 31 de diciembre de 2020, un acuerdo que reemplace a este pacto transitorio, definiendo la relación futura entre Reino Unido y la UE.

    Dejar una respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here