Inicio General El Gobierno francés propone nuevas concesiones para evitar más protestas de los...

El Gobierno francés propone nuevas concesiones para evitar más protestas de los ‘chalecos amarillos’

El Gobierno francés ha anunciado este miércoles que renunciará definitivamente a la tasa sobre los carburantes –cuya puesta en marcha ya retrasó seis meses– si no encuentra "buenas soluciones". Además, el Ejecutivo de Emmanuel Macron podría recuperar el impuesto sobre la fortuna (ISF, por sus siglas en francés), suprimido por el presidente francés este mismo 2018. Lo que es seguro es que desde enero de 2019 el salario mínimo aumentará un 1,8%.

Macron, que no se ha pronunciado públicamente sobre esta crisis -la mayor de su mandato- desde su vuelta el pasado domingo de la cumbre del G20 en Argentinabusca calmar los ánimos en las calles de Francia y desactivar las protestas antigubernamentales que sacuden al país.

"El presidente ha pedido a las fuerzas políticas, sindicales y patronales hacer un llamamiento claro y explícito a la calma", ha asegurado el portavoz del Ejecutivo, Benjamin Griveaux, después del Consejo de Ministros, donde ha afirmado citando a Macron: "El momento que vivimos ya no es el de la oposición política".

Sin embargo, las protestas lejos de parar se están extendiendo a otros sectores. En educación hay movilizaciones en contra de la reforma educativa del gobierno y por la subida de tasas universitarias para los no europeos, que pagarán diez veces más a partir del curso que viene. De hecho, el sindicato de estudiantes de secundaria FIDL ha convocado a una "movilización masiva y general" para este jueves.

En transportes, los camioneros han convocado una huelga a partir del domingo por la noche al ver insuficientes las concesiones gubernamentales; y en agricultura, el principal sindicato del país ha anunciado una serie de huelgas la próxima semana en todo el territorio.

El impuesto sobre la fortuna, nuevo objetivo de los 'chalecos amarillos'

Mientras, los 'chalecos amarillos' ha regresado a los peajes para expresar sus reivindicaciones, desde aumentos salariales y de pensiones hasta impuestos a los más ricos.

Tras lograr una moratoria en el alza de las tasas del carburante en Francia, los 'chalecos amarillos' tienen un nuevo caballo de batalla en el impuesto sobre la fortuna (ISF), que pagaban aquellos con un patrimonio neto imponible superior a los 1,3 millones de euros, pero que se suprimió desde el 1 de enero con el objetivo -según Macron- de aumentar el atractivo del país para los inversores y evitar que las grandes fortunas se establecieran en el extranjero. En su lugar, el presidente francés aprobó un impuesto sobre la fortuna inmobiliaria (IFI).

"Si una medida que tomamos, que está costando dinero público, resulta que no funciona, no somos estúpidos, lo cambiaríamos", ha asegurado el portavoz del Ejecutivo, Benjamin Griveaux, en declaraciones a la radio RTL recogidas por Reuters. Por eso ha abierto las puertas para una posible recuperación del impuesto si se demuestra que no ha servido lo suficiente para que su recaudación se inyecte en la economía. Esto no ocurriría hasta "otoño de 2019", después de una evaluación del Parlamento.

Precisamente, este miércoles se ha conocido que Francia fue el país con mayor presión fiscal de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en 2017, según los datos publicados este mismo miércoles. El conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el PIB se situó en el 46,2%, frente al 45,5% del año anterior. Supera así a Dinamarca, que fue el país con el mayor peso de los impuestos y contribuciones sociales respecto del PIB entre 2002 y 2016.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here