Inicio General La ONU aprueba en Marrakech el primer Pacto Mundial para la Migración

La ONU aprueba en Marrakech el primer Pacto Mundial para la Migración

La mayoría de los países miembros de la ONU han dado su respaldo al Pacto Mundial para la Migración, el primer acuerdo de este tipo, que será adoptado en la Conferencia de Marrakech, que se celebra este lunes y el martes.

Se trata de un acuerdo global para que los estados aprovechen los beneficios de los procesos migratorios; colaboren para mitigar los problemas que causan y acuerden una protección mínima común a los inmigrantes indocumentados.

El acuerdo no es vinculante y deja claro que cada Estado es soberano para determinar sus propias políticas migratorias y de control de fronteras.

Estados Unidos y varios países europeos no lo apoyan

Desde su aprobación el pasado 13 de julio una docena de países se han desvinculado del texto. Estados Unidos fue el primer país en hacerlo. Austria, Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria, República Checa, Israel, Australia y República Dominicana también se han desmarcado. Italia no acudirá a la cumbre y el gobierno italiano condiciona su firma a que lo apruebe el Parlamento.

Los argumentos de estos países son que el pacto es incompatible con su soberanía y tendrá un efecto de incitación de la inmigración ilegal.

España sí apoya el pacto. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, participará en la sesión de este lunes. Sánchez defenderá el papel de liderazgo que desea ejercer España para lograr una gestión integral que dé respuesta a un reto que considera prioritario.

Compromisos genéricos

El acuerdo establece un marco de cooperación para lograr los objetivos que los propios países acordaron dos años antes en la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes.

El pacto se estructura en torno a 23 grandes objetivos, entre los que figuran metas genéricas como cooperar para abordar las causas de la migración o mejorar las vías de migración legal, pero también compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas.

El acuerdo pide también a los países evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes sólo como última opción o reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir atención médica y educación en sus países de destino.

Además, los Estados firmantes se comprometen a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes con misiones de búsqueda y rescate, garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter "exclusivamente humanitario".

Asimismo, los gobiernos prometen asegurar un regreso "seguro y digno" a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes se enfrentan a un "riesgo real y previsible" de muerte, tortura u otros tratos inhumanos.

Según la ONU, este pacto es el “primer intento para gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional”. Su secretario general, António Guterres, ha asegurado que “refleja el entendimiento común de los gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here